logo
  • Slider 1

galeriaImagenes

proximosEventos

20.08.2015 Seminario "Equidad en Salud según Género y Pueblo Mapuche: Miradas desde el Observatorio"

VER MÁS

 

ENCUENTRANOS EN:

fb YT FL

Estudiante Sufre Múltiples Lesiones Al Ser Arrastrada Desde Auto En Movimiento

 

“Lo que más pasa por mi mente la última semana, es que yo podría estar quebrada, yo podría estar invalida, o podría estar muerta. Me pregunto una y otra vez desde que me golpeé en la cabeza hasta hoy ¿Por qué aceleró?”

TEC cerrado, Cefalea Post TEC y esguince cervical, además de una lesión de piel en el muslo derecho con hematoma, son algunas de las consecuencias físicas que sufrió Marisa Robles Correa, estudiante de tercer año de Trabajo Social de la Universidad de La Frontera, luego del episodio de violencia que vivió en la tarde del pasado 24 de marzo.

Los hechos se dieron lugar en la intersección de Millahue con Candelaria, esquina cercana al Liceo de Adultos Selva Saavedra, lugar por donde Marisa circulaba en su bicicleta. Cuando la estudiante se disponía a doblar hacia calle Candelaria se encontró de frente con un automóvil que le cerró el paso. Ambos frenaron sin mayores problemas pero el chofer al detener el auto, bajó la ventanilla y comenzó a insultar a la joven.

Marisa decidió enfrentar al automovilista, quien no paró de ofenderla en ningún momento. Se acercó lo suficiente como para alcanzar a posar su mano en la ventanilla cuando de improviso, el chofer del auto comenzó a acelerar “a una velocidad en la que si yo me soltaba caía de frente y entremedio de las ruedas” según relata la estudiante y agrega “pensé: va a frenar y ahí caeré sin correr mayor riesgo”, pero no frenó.

Finalmente la joven se cayó mientras el auto siguió avanzando. “Me arrastró casi 50 mts. Caí golpeándome la cabeza y el cuerpo, mi cabeza rebotó en el cemento, y no me pude mover más” explica Marisa. Afortunadamente gente que fue testigo del episodio logró detener al hombre que iba al volante. No obstante, este retrocedió de pie donde estaba la joven herida, y siguió insultándola.

 El caso fue llevado a tribunales de Temuco, lugar donde el acusado ofreció disculpas públicas. Las opciones para este tipo de hechos, son multa que se paga a fiscalía o disculpas como se dio en esta situación

Violencia contra la mujer en espacio público: un problema que requiere urgente atención

El Observatorio de Equidad en Salud según Género y Pueblo Mapuche es tajante al respecto: “tenemos una legislación débil, necesitamos que las leyes aborden también la violencia que sufrimos las mujeres en el espacio público. Violencias que van desde que te griten cosas en la calle, te sigan, te intimiden y como es este caso, que tipifiquen las agresiones verbales y físicas”.

Aquí la violencia de género es clara, lo puedes ver en el tono de voz que adopta el chofer, en los insultos: “pendeja de mierda, pendeja culia, weona, weona de mierda”, y varias más, y principalmente por el acto de arrastrar a la estudiante con su vehículo.

Probablemente, un acto de este tipo el chofer no lo hace con cualquier persona, lo hizo contra alguien a quien considera inferior, alguien que él cree que tiene menos poder, alguien a quien se desprecia, como a las mujeres como género.

La pregunta que surge ante hechos como este son… si esto le hubiese sucedido al taxista con un hombre hubiese demostrado tanta prepotencia; y si además ese hombre hubiese sido algún empresario o un político conocido….hubiera demostrado tanta agresividad y falta de humanidad…

 

Les invitamos a leer a continuació, el relato de Marisa